TRÍO LOS PANCHOS

28 agosto, 2010


En homenaje a las inconfundibles voces y estilo de Los Panchos hemos dedicado nuestro primer vídeo a ese inolvidable trío cuyo nombre es sinónimo de bolero.

Hemos recopilado para nuestro espacio una historia que comenzó en 1944 y sigue viva en el 2010, lo cual dice por si mismo la jerarquía de un grupo.

De ellos dice la red…

 

Wikipedia:

Historia

El Trío Los Panchos se formó en la ciudad de Nueva York en 1944, donde los mexicanos Alfredo Bojalil Gil mejor conocido como “El Güero” y José de Jesús Navarro Moreno, mejor conocido como “Chucho Navarro”, junto al puertorriqueño Herminio Avilés Negrón, de nombre artístico “Hernando Avilés”, decidieron unir sus talentos e innovar el género de los tríos cantando a tres voces y tres guitarras. Tiempo más tarde, Avilés y Navarro tocaban la guitarra y Gil el requinto de su propia creación. Se iniciaron en el ambiente artístico el 14 de mayo de 1944 al presentarse en el “Hispanic Theatre” de Nueva York interpretando música ranchera mexicana con gran éxito, mismo que pronto les llevó a grabar su primer disco para el sello Coda titulado “Mexicantos” con siete temas de música mexicana y el bolero “Hasta mañana”, mismo que les abrió las puertas hacia este género musical con el cual se les identifica en todo el mundo.

Los Panchos ganaron fama internacional con sus boleros románticos, especialmente en América Latina, donde aun son honrados como uno de los tríos más famosos de todos los tiempos. Vendieron millones de copias de sus discos de 78 RPM y álbumes LP a unos pocos años de su fundación.

No hay duda que uno de los factores indiscutibles de su éxito, además de su magnetismo artístico y calidad vocal, fue el apoyo de la comunidad latina radicada en New York, especialmente la Puertorriqueña y Dominicana, además del ofrecido por las compañías discográficas SEECO y CBS Columbia (hoy dentro del consorcio Sony BMG Entertainment) con las que mantuvieron contratos durante su trayectoria.

Tras este triunfo se trasladaron, en 1948 a México, fue un paso muy importante en su carrera ya que por ese entonces México era la capital absoluta de la música latina, pero los recibieron con los brazos abiertos, la emisora XEW (por ese entonces la más importante) les dio un espacio patrocinado por Nestlé, al tiempo que realizaron presentaciones en diferentes centros nocturnos de categoría, como “El Patio” entre otros, con esta formula llegaron a captar el corazón de los Mexicanos.

Hacia 1951 comenzaron una gira internacional por el Caribe, Centro y Sudamérica, Panamá, Guatemala, Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Republica Dominicana, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina y Chile. Durante esta gira, en pleno éxito, la agrupación enfrentó su primera crisis, en Bolivia, motivada por el difícil carácter del Alfredo Gil, lo que marcó, tras una acalorada discusión el alejamiento de la primera voz Hernando Avilés.

Inmediatamente, Gil y Navarro convocaron a una audición a varios aspirantes, la cual ganó el músico y cantante Raúl Shaw Moreno quien apenas se iniciaba en el ambiente artístico. Shaw Moreno solo duró unos 9 meses con la agrupación, ya que su voz, más pastosa y fuerte que la de Avilés no terminó de gustar al público.

Tras esa crisis Los Panchos continuaron con su carrera marcada por sus siete primeras voces, así mismo intervinieron aproximadamente en 50 películas, a lo largo de su trayectoria. Durante este tiempo, el lugar de Primera Voz fue ocupado por artistas como los puertorriqueños Julio Rodríguez, Johnny Albino y el mexicano Enrique Cáceres, entre otros.

En 1964, CBS propuso a los integrantes del trío (entonces conformado por los dos integrantes fundadores y Johnny Albino) el acompañar por primera vez a una voz femenina. Se trataba de la vocalista estadounidense de ascendencia judío-española, Eydie Gormé quien tenía pocos años de trayectoria discográfica en su país y quien empezaba a grabar en idioma español. De la colaboración entre Gorme y Los Panchos, además de los músicos acompañantes, nació el álbum Great Love Songs In Spanish (titulado Amor, en idioma español). El éxito de este intento, hizo que CBS los reuniera nuevamente para grabar los álbumes Cuatro Vidas y Blanca Navidad. Vale resaltar, como anécdota, que ante la imposibilidad por los compromisos artísticos de Eydie Gorme de ensayar con el ya famoso trío, Alfredo Gil propuso usar la voz de su propia esposa como base para los arreglos vocales de estos discos.

Hacia 1970, a propuesta de la filial mexicana de CBS Columbia, Los Panchos, con ayuda de la tecnología de audio fueron convocados a un estudio de grabación para acoplar sus voces y guitarras, y los sonidos de mariachis a la voz de Javier Solís en un álbum denominado Dos Ídolos Cantando Juntos el cual se convirtió en la primera reconstrucción técnica postmortem de la música de Solís y que no fue desvinculado del género del bolero ranchero. Este álbum precedería, a uno dedicado a la música ranchera mexicana. Después de esto, Los Panchos vuelven a colaborar con vocalistas femeninas haciendo papel acompañante. Es el caso de los LP grabados junto a la italiana Gigliola Cinquetti, Estela Raval y María Martha Serra Lima, con quien se cierra esta etapa.

En 1981 con el retiro de Alfredo Gil se cerró el ciclo del “Trío Los Panchos”, a través de una gira por América, que se llamó “Hasta Siempre”. Esta última formación del “Trío Los Panchos” estuvo conformada por Alfredo Gil, Chucho Navarro y Rafael Basurto Lara. Después de la gira de despedida, “Chucho” Navarro decide continuar con la agrupación, contratando a diferentes intérpretes del requinto en sustitución de Gil. En 1991 grabaron en España, para Sony Music, los discos Los Panchos Hoy y Los Panchos a su manera”. En 1993, fallece Navarro y tras esta grave pérdida, su primera voz, Rafael Basurto Lara, por exigencias del contrato discográfico vigente, promocionó ambos discos. En la actualidad, Lara continúa activo actuando como solista o con su propio trio.

En el año 2000, y dentro del programa de Miguel Bosé, llamado “Séptimo de Caballería”, se grabó el álbum titulado “Mil Años Más de Amor”. Es el primer álbum de la agrupación realizado en vivo y en el que se incorpora además de las guitarras, requinto, bajo y percusión, la presencia de las flautas. Destaca en este álbum la presencia de artistas invitados como los vocalistas españoles Nacho Campillo y Tamara y el cubano Amaury Gutiérrez, además de agrupaciones como el sexteto de cuerdas “Ars Ensemble” del músico español Joan Valent, el de Ignacio “Nacho” Mastretta y el pianista y compositor Juan Carlos Calderón, quien acompañó en la grabación a Rafael Basurto Lara.

En la actualidad hay unos pocos tríos que llevan el nombre de “Los Panchos” y responde a varias razones, bien porque Alfredo Gil fue propietario de los derechos del nombre de “Trío Los Panchos”. A su salida del trío en 1981, cede el derecho de utilizar el nombre de “Los Panchos” (sin el “Trío”) a José de Jesús “Chucho” Navarro, integrante fundador de la agrupación original y este a su vez lo cede a su hijo Jesús Dionisio Navarro Vázquez, quien continúa en activo. Por otra parte Gabriel Vargas, quien sustituyó a Alfredo Gil a partir de 1981 en “Los Panchos” continúa en activo bajo el nombre de “Trío Los Panchos” de común acuerdo con las herederas de Alfredo Gil quienes poseen los derechos sobre el nombre. De hecho, la última primera voz del grupo, Rafael Basurto Lara, enfrentó problemas legales con el hijo de Navarro por el uso del nombre.

Después de 49 años de carrera, el Trío Los Panchos deja un legado de aproximadamente 1122 canciones sin contar grabaciones o transmisiones radiofónicas, presentaciones en TV, además de haber grabado en diferentes idiomas además del español, como inglés, japonés, árabe, tagalo, griego e italiano así como haber incursionado en diversos géneros musicales como el tango, country, vals peruano, pasillo, son, rumba, mambo, guaracha, cha cha chá, joropo, merengue, clave, guaranía, galopa, blues, cueca y pasaje venezolano.

Integrantes

Alfredo Gil: Su nombre fue Alfredo Bojalil Gil, también conocido artísticamente como El Güero Gil (el Rubio). Creador y fundador principal del trío. Ejecutante del requinto y la tercera voz desde 1944 hasta 1981. Nació en Teziutlán, Puebla, el 5 de agosto de 1915 y falleció en México D.F. el 10 de octubre de 1999. El requinto, fue creado por él ante la necesidad de reforzar las introducciones y los pasajes sin voz de las canciones; afinado una cuarta más alta que la guitarra normal. se asemeja a una guitarra pequeña pero con un sonido más agudo, dando un excelente efecto y sonido musical a las interpretaciones. Autor de éxitos como “Caminemos”, “Sin un amor”, “Hija de la Mala Vida”, “Basura”, “Tu ausencia”, “Solo”, “Cien mujeres”, “Me castiga Dios”, “No trates de mentir”, “Ni que sí, ni quizá ni que no”, “Un siglo de ausencia”, “Ya es muy tarde”, “Lodo”, “No te vayas sin mí” entre otros.

Chucho Navarro: Su nombre fue José de Jesús Navarro Moreno, fue miembro fundador del trío. Fue responsable de la segunda voz, guitarra y conducción desde 1944 hasta 1993. Nació en Irapuato, Guanajuato, el 20 de enero de 1913 y falleció en México D.F. el 23 de diciembre de 1993. Considerado como uno de los compositores más prolíficos contemporáneos, autor de éxitos como “Lo Dudo”, “Rayito de Luna”, “La Corriente”, “Una Copa Más”, “Sin Un Amor”, “Perdida”, “Maldito corazón”, “Sin remedio”, entre otros.

Hernando Avilés: Su verdadero nombre era Herminio Avilés Negrón, fue la primera voz del trio desde 1944 a 1951 y luego de 1956 a 1958, nació el 1 de febrero de 1914 en San Juan, Puerto Rico y falleció en México D.F. el 26 de julio de 1986. Fue también integrante del trío “Los Tres Reyes” junto a los hermanos, Raúl y Gilberto Puente.

Estos tres son los componentes “fundadores” del trío. Tras el alejamiento de Hernando Avilés seis vocalistas más se unieron al trío en épocas como primeras voces. Estas son las demás primeras voces del trío:

Raúl Shaw Moreno: Seudónimo de Raúl Alberto Shaw Boutier, primera voz del trío entre 1951 y 1952. Nació el 30 de noviembre de 1923 en Oruro, Bolivia. Luego de su alejamiento, integró el trío Los Peregrinos y luego Los Tres Caballeros junto a Roberto Cantoral y Benjamín “Chamín” Correa. Posteriormente, mantuvo una carrera como compositor, en su calidad de solista y realizó intervenciones fonográficas en México y Venezuela. Radicado en Argentina, falleció en Buenos Aires, el 14 de abril de 2003.

Julito Rodríguez: Fue la primera voz del trío desde 1952 hasta 1956. Nació en 1927 en Santurce, Puerto Rico. Durante su estancia con Los Panchos, Rodríguez descubrió el talento de Javier Solís, recomendándolo a la filial mexicana del sello Columbia Records. Compositor de éxitos como “Mar y cielo”, se retiró del grupo en 1956 formando más tarde el Trío Los Primos junto a Tatín Vale y Rafael Scharron, el cual fue rebautizado después como Julito Rodríguez y su Trío. Posteriormente, formaría el trío Los Tres Grandes de 1975 a 1983. Hoy en día, vive en Puerto Rico junto a su esposa dedicado a la música.

Johnny Albino: Su verdadero nombre es Juan Antonio Albino, y nació el 19 de diciembre de 1919 en Yauco, Puerto Rico. Con su trío “San Juan” fue rival de Los Panchos pero en 1958 formó parte del trío como primera voz, hasta 1966. Compuso temas como “Carilú” que le escribiera a la hija de Chucho Navarro, “Flor Sin Color” y “La distancia nos separa”. Su alejamiento se produjo en medio de graves desavenencias caracterizadas por demandas legales de ambas partes. Hoy, Albino vive en Nueva York, dedicado a su familia y a su música.

Enrique Cáceres: Fue primera voz del trío de 1966 a 1971, nació un 2 de mayo de 19??. Cáceres también se destacó como compositor con temas como “Niñería”, “Adulterio” y “Amigo cantinero”. A pesar de su registro de tenor y de haber grabado varios temas, no convenció a los seguidores del trio, pues sentían que no se identificaba con el estilo cultivado por el grupo. Es de destacar que cuando Enrique Cáceres fue reemplazado por su sucesor Ovido Hernández, hubo una etapa de transición durante la cual el “Trío Los Panchos” alternó las dos primeras voces. Luego de su retiro definitivo continuó con su carrera como solista.

Ovidio Hernández: Fue primera voz del trío de 1971 a 1976. Nació en Poza Rica, Veracruz, México. Fue autor de las canciones “Ah, que gente”, “Escoria”, “Camina”, “Perderás, perderás” y “Por fuera y por dentro”. Debido a la meningitis falleció en México D.F. el 27 de septiembre de 1976, siendo el primero de los integrantes que fallece aún perteneciendo al grupo.

Rafael Basurto Lara: Nació en Tlapa, Estado de Guerrero, México el 15 de abril de 1941. Ingresó al trio en noviembre de 1976 ya que se esperaba el fallecimiento de su antecesor, Ovidio Hernández, manteniéndose como la primera voz hasta la actualidad. Durante esta etapa, se produjo el retiro de Alfredo Gil en 1981 y el fin del ciclo del “Trío Los Panchos”, después del cual Rafael Baurto Lara y Chucho Navarro siguieron sólo como “Los Panchos”, en respeto a Alfredo Gil. Posteriormente con el deceso de Chucho Navarro en 1993 se cerró definitivamente el ciclo del “Trío Los Panchos” y de “Los Panchos”. Rafael Basurto Lara continua grabando y realizando presentaciones por el mundo entero como “La Última Voz de los Panchos” y ha escrito varios canciones, algunas de ellas fueron grabadas por ellos como “Mari Mari” “Mis excesos” y “Qué Lástima” entre otras.

Las voces de este trío a acompañado siempre los momentos románticos de todos los amantes de este género musical, y sus temas suenan siempre en cualquier lugar donde haya una parranda dispuesta a “echar un bolero”, conozcamos algo más de la última voz de Los Panchos, Rafael Basurto.

RAFAEL BASURTO

«El mundo está necesitado de amor, de corazón, de boleros»

En su voz continúa soñando el mito, la institución, el trío más internacional y reconocido que alumbrara la historia del bolero. Llegó a Los Panchos en 1976 y hoy es el último de ellos sobre los escenarios. Su timbre guarda el éxito de la canción ‘Si tu me dices ven’, que lo transformara en bandera de la agrupación en Europa y el mundo. En su evocación los clásicos y los propios temas -con los que suma más de 40 discos, algunos de oro y platino-, pervive el espíritu del bolero de siempre.

-Si existe vocación, su historia es paradigmática. Acostumbra a narrar una infancia, con poco más de 5 años, y la primera guitarra…

-Fue por esa edad cuando comencé a escuchar esos sonidos extraños en mi cabeza. Había escuchado a un músico tocar en mi pueblo mexicano y se me quedó grabado con fuerza. Inmediatamente le pedí a mi madre que me comprara una guitarra, pero hasta pasado un año no lo conseguí.

-En su familia no estaba bien visto que se dedicara a la música…

-Mi padre tenía un rancho en el que se cultiva caña de azúcar y pretendía que continuará con lo que había conseguido él. Pero lo mío no podía ser otra cosa que la música. Dejé el hogar y viajé a la capital mexicana. Allí llegaron los malos momentos y también los buenos en torno a la música.

-Pero la gestación de Los Panchos sucedió en Nueva York…

-Exacto. Y yo nunca pensé que llegaría a formar parte de esa institución. Los Panchos eran entonces una institución y son ahora todo un mito. Yo llegué en 1976 y ha sido lo mejor que me ha podido pasar en la vida.

-El timbre de su voz es lo último que queda de la agrupación…

-Soy el último miembro de esa corporación infinita. Cuando vuelvo la vista atrás y veo todo lo que conseguimos, se me pone la carne de gallina, especialmente por el fondo, el motivo. Hemos pasado la vida tratando de acercar cuerpos, almas y corazones; hay quien nos culpa de la superpoblación del mundo (entre risas).

-El famoso tema ‘Si tu me dices ven’ quizá haya sido una de las mejores herramientas para ese fin…

-Creo que tiene todos los elementos para decir todo acerca del amor. Es una canción mágica que en mi caso también tiene mucho tinte personal. Cantándola es como enamoré a mi mujer y aún hoy sigo diciendo que es mi novia. Lo atribuyo a la magia del amor, de la canción, del bolero…

¿No siente el peso de la responsabilidad cuando sube a un escenario en representación de lo que fue el trío?

-Es el peso de toda la historia, de la grandeza de su trayectoria. Pero ocurre un poco como cuando entré a trabajar con mis compañeros. Se portaron muy bien conmigo y me apoyaron en todo. La gente me brindó su cariño y conseguí ganarme el aplauso del mundo.

-Ahora aborda sus propios trabajos, ¿cuál es su tinte personal?

-Continúo con el estilo panchista en el sentido de que prevalecen las guitarras y las voces, pero es cierto que soy yo quien aporta su personalidad y gusto por la música ahora. Aunque es indudable que mi personalidad no puede eludir que soy también la última voz de Los Panchos.

-Y sobre el bolero en la actualidad, ¿goza de buena salud?

-Creo que estamos viviendo su resurgimiento. Se está retomando muy fuertemente con las voces más jóvenes. Me emociono al pensar en Tamara, la gran cantante española que es el futuro del bolero mundial. La gente parece que vuelve a estar necesitada de esta música y es lógico, después de tanta violencia, de tanto terrorismo, de tanta desgracia. Todo el mundo necesita buscar un refugio en el corazón porque están necesitados de amor, de corazón, de boleros.

-Presenta su último trabajo en Santander, acompañado de un mariachi…

El público santanderino tendrá el privilegio de escuchar el primer directo del disco que preparo en la actualidad, junto a un mariachi. Me enorgullece hacerlo en Santander, porque de allí viene parte de la familia de mi mujer.

-La tradición bolerística de Santander es conocida en todo el mundo, especialmente en los orígenes del bolero…

-Exacto, por eso y por la vinculación que siempre Latinoamérica mantendrá con España, la madre patria.

-Alejado de la música, hubo un tiempo en que llegó a presentar un programa televisivo, ¿ha vuelto a plantearse algo así?

-Estoy abierto a las posibilidades que me brinde la vida. Lo cierto es que no me importaría regresar a un programa televisivo, de radio o de lo que sea. Me apasiona pensar en un proyecto que sirviera para dar a conocer nuevos talentos, sería estupendo…

Entrevista A Rafael Basurto publicada en eldiariomontanes.es en agosto  de 2010

Dejamos aquí también una pincelada sobre la artista que les acompañó en  alguna ocasión y cuyas canciones quedaron prendidas en la memoria de todos los que amamos el bolero.

EYDIE GORMÉ

Nombre artístico de Edith Gormezano (Nueva York, 16 de agosto de 1931) es una cantante estadounidense a quien se le reconoce, junto con su esposo Steve Lawrence, su contribución a mantener vivo y vigente el repertorio clásico de música pop tradicional.

A lo largo de su extensa trayectoria ha recibido numerosos premios y distinciones, incluidos el premio Grammy y un premio Emmy.

La fusión que hizo la pareja de baladas y breezy swing se ha combinado con la continuidad de su matrimonio y su buen humor, lo que los ha convertido en iconos norteamericanos aunque ninguno de los dos haya colocado un disco simple juntos o separado en el ranking de los American Top 40 desde 1963.

Gormé también alcanzó mucho éxito en el mercado de la música latina con una serie de álbumes con canciones en español. Uno de estos álbumes: Eydie Gorme canta en español, también conocido como Amor (1964), con el trío Los Panchos, fue de los que mejor se vendieron. El segundo álbum se llamó Cuatro vidas, también conocido como Más Amor (1965). El último álbum con Los Panchos es una colección de canciones navideñas titulado Blanca Navidad.

Enlaces de interés


Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.